Cinco claves para que tu mascota se adapte a la llegada del recién nacido

 

Desde el día que adoptamos a Mysha, siempre ha sido un miembro más de nuestra familia, es más, podemos decir que es nuestra perra-hija. Así que,  como a todo hermano mayor, cuándo llegó el nuevo miembro de la familia, sufrió el temido destrone.

Aquí recojo cinco puntos, que tras nuestra experiencia, considero que son muy útiles para minimizar el impacto de la llegada de un bebé para nuestras mascotas.

 

  • Adaptar la casa al recién nacido con antelación.

Los perros son animales de costumbres, que notan mucho todos los cambios, pero que con un poco de tiempo se adaptan a todo.

Por este motivo si realizáis todos los cambios que podáis antes de la llegada del bebé, cuando el pequeño llegue a casa tendrá menos cambios que afrontar y no los achacará a su llegada.

 

  • Inicia tú los ratos de juego

Cuando el bebé llegue a casa no vais a poder atender las ganas de jugar de vuestra mascota cuando ella quiera. Por eso es importante que la acostumbréis antes a que sois vosotros los que decidís cuando se inicia el juego. De esta forma cuando el peque esté en casa no intentará reclamar vuestra atención para jugar cuando no podáis atenderla. Nosotros fallamos en este punto y luego nos ha costado bastante corregirlo. Eso sí, cuando tengáis un momento, nada de hacer pereza, a jugar con ella y darle su ratito de atención, que se lo merece.

 

  • Propiciar el acercamiento desde el primer momento

Mucha gente cree que llevarle una toalla o una manta a la mascota con el olor del bebé hace que esta no lo extrañe a su llegada. Lo cierto es que un bebé recién nacido huele tanto a la mamá que es casi imposible que tu mascota lo extrañe. Yo os aconsejo que cuando hagáis las presentaciones dejéis que vuestra mascota lo inspeccione con su olfato todo lo que quiera, será su forma de darle la bienvenida.

 

  • Cuidado con las visitas de los primeros días

Muchas de las vistas que vais a recibir esos primeros días van a llegar a casa y ni siquiera van a reparar en  la presencia de vuestra mascota, irán directos a alabar al recién nacido. Bien, pues este es un punto especialmente sensible, ya que puede hacer que el animal se sienta desplazado y podréis ver que empieza a comportarse mal. Mi consejo es que en la medida de lo posible planifiquéis las visitas que no tienen afinidad con vuestra mascota y que ese rato la dejéis con algún familiar o persona de confianza con quien el animal esté agusto. Esto os ahorrará a todos muchos problemas.

 

  • Chuches chuches y más chuches

Que el bebé llora, chuche para el perro, que el bebé se despierta, chuche para él, que estás jugando con el bebé, otra chuche. Y así con todo. El llanto del bebé puede ser muy perturbador para las mascotas, pero si conseguimos que lo asocie a algo positivo veréis que en cuestión de unos días ni se inmutará. (Cuando digo chuche puede ser cualquier alimento que a vuestra mascota le encante y no sea perjudicial para ella, a Mysha por ejemplo le pirran las zanahorias, los frutos secos o el plátano).

 

Además de estás recomendaciones, recordar que es muy importante que nunca dejemos sola a nuestra mascota con el bebé. En primer lugar porque debemos de ser nosotros los que marquen la pauta sobre el modo en el que interactuan y por supuesto, porque no queremos lamentar accidentes.

Todos estos puntos se pueden aplicar con perros que tienen un carácter equilibrado y que están acostumbrados a convivir con humanos. Si vuestra mascota tiene algún rasgo en su carácter que se salga de lo normal o si de pronto veis algún comportamiento extraño en ella, desde gruñidos, agresividad o incluso que se vuelva a hacer sus necesidades en casa, debéis acudir a vuestro veterinario. Él es quien mejor os podrá orientar y si es necesario recomendaros un etólogo que analice vuestro caso.

 

¿Y vosotros, cómo preparasteis a vuestra mascota para la llegada de vuestros hijos?

2 Replies to “Cinco claves para que tu mascota se adapte a la llegada del recién nacido”

  1. ¡Hola Trini! te he conocido a través de Madresfera y oye que interesante todo lo que cuentas. Yo no tengo perrito pero no lo descarto poruqe creo que es muy bueno para su desarrollo y para que empiece a entender el ser responsable. Te espero por mi blog lleno de ilustraciones sobre la vida loca siendo mamá , Un besazo enorme bella, vamos a darlo todo esta semana ¡¡que a la cuesta de enero se le ve el final!! jajajaja. Estamos en contacto ¡¡muás!!

    1. ¡Hola guapa y bienvenida!
      Yo también creo que una mascota puede aportar valores muy positivos a nuestros peques,eso sí, dan mucho trabajo.
      Claro que me pasaré por tu blog, seguro que hay cosas muy interesantes y que aprenderé un montón.
      Un besazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *